Press "Enter" to skip to content

Hellequin, El agitador de tormentas de la época medieval

El famoso personaje de la Commedia dell’Arte, Arlequín tiene unos orígenes oscuros que se dan durante el medievo. Tiene su origen como personaje de un rito medieval, la cacería salvaje.


Esta cacería, se estima, que fue una manera de explicar las tormentas. Fue conocida por medio del folklore posmedieval, convirtiéndose en uno de los puntos de partida para el actual Arlequín, que proviene del ya clásico personaje de obras teatrales románticas francesas de origen popular, Hellequin.

Estracto de la película Molière (Arianne Mnouchkine 1978)

La palabra θέατρονtheatron, cuyo significado es «lugar para contemplar», nos remite a la época griega como el inicio de la historia teatral. Pero permítaseme irme un poco más lejos para encontrar una chispa que diera origen a los actos teatrales. Estos actos siempre han tenido una función cognoscitiva y lúdica o espectacular. El teatro es un rito de conocimiento. El rito es una repetición con pautas establecidas de ciertos mitos. En la pre-historia ya se reunían grupos o comunidades para representar estos rituales que permitían, mediante el acto conjunto, intentar comprender o controlar hechos  o conceptos incontrolables, tales como la reproducción, el parto o la lluvia. Este ritual fue evolucionando y creando diferentes ramas, entre ellas el teatro. En la actualidad y desde hace más de 2.000 años el teatro es un rito de conocimiento, en el que se juntan personas para poner conceptos en común e intentar acabar ese ritual con un poco más de sabiduría a través de esa exposición grupal.

El famoso personaje de la Commedia dell’Arte, Arlequín tiene unos orígenes oscuros que se dan durante el medievo. Tiene su origen como personaje de un rito medieval, la cacería salvaje. La cacería salvaje es un mito europeo, que según su ubicación adquiere una forma u otra. Aunque la premisa es común, un grupo de exploradores que van de caza. Estos cazadores podían ser desde muertos, hasta almas perdidas pasando por figuras históricas, como el Rey Arturo. En Inglaterra recibió el nombre de Herlathing, Herlaking, Wild Hunt, o en Francia el de Mesnée d’Hellequin, Mesnie Hellequin, Mesnie Herlequin (Hogar de Hellequin). Esta cacería, se estima, que fue una manera de explicar las tormentas. Fue conocida por medio del folklore posmedieval, convirtiéndose en uno de los puntos de partida para el actual Arlequín, que proviene del ya clásico personaje de obras teatrales románticas francesas de origen popular, Hellequin. Un enviado del demonio que empujaba a las almas hacia el infierno. Su apariencia era de color negra, que ha desembocado en el rojo y negro de la máscara arlequinesca. El origen de Hellequin se puede encontrar en la obra Historia Ecclesiastica de Orderico Vital, monje benedictino de ascendencia francesa de finales del siglo XI y principios del XII. Vital señalaba que en 1091 el cura de Bonneval contempló una aparición denominándola tropa de Arlequín. Adaptando su nombre a partir de la tradición gala de Mesnée d’Hellequin. Esta tradición de Mesnée d’Hellequin, una derivación de Herla KingHell King (Rey del Infierno, el demonio medieval, un duende travieso) acabó por introducir al personaje burlesco de traje con rombos en las comedias francesas e italianas.

Estracto de la película Molière (Arianne Mnouchkine 1978)

Shakespeare también introdujo el personaje del cazador con el Herne de su Las alegres comadres de Windsor de 1597. Herne es el personaje del fantasma de un antiguo guardián del bosque de Windsor. Un fantasma con cuernos, cadenas, y apariencia de ciervo, que vaga por la noche, en invierno, haciendo que las vacas produzcan sangre en lugar de leche. Herne, también fue considerado como el líder de la caza salvaje en el cuento homónimo de Jacob Grimm. Es más, según Samuel Irlanda, Herne fue un personaje real, un terrateniente durante la época de Enrique VIII, con el nombre de Richard Horne, capturado por cazador furtivo. En ediciones posteriores de Las alegres comadres de Windsor, el personaje de Herne, es llamado Horne. Aunque el personaje de Arlecchino apareciera en Italia en el siglo XVI, su origen es medieval. Un personaje que viajó desde Inglaterra y/o Francia hasta Italia, para volver a sus orígenes, influenciando a personajes notables de la Historia del Teatro como Molière o Shakespeare.

El actual Arlecchino es un personaje astuto, grosero, cruel, ingenuo y sobre todo pobre. Su máscara es negra o marrón oscuro, recordando sus orígenes demoníacos. Se ha convertido en el personaje acrobático por excelencia, que pelea por comida y mujeres. Su origen esclavo le otorgó un vestuario compuesto de parches multicolores, que ya en las arlequinadas del siglo XVIII pasaron a ser rombos de colores, que conforman su atuendo en la modernidad. Su máscara de cuero negro suele tener una enorme verruga o chichón en la parte alta que puede simbolizar el cuerno cortado en su origen infernal. Se basa en dos animales el gato y el mono, de ahí la nariz chata, ojos rasgados, y la expresión alegre o de sorpresa. Se le ha considerado una imitación burlesca de los campesinos de Bérgamo, donde algunos establecen su origen como personaje de la Commedia. Alberto Naselli, conocido como Zan Ganassa, es reconocido como uno de los primeros arlequines en el siglo XVI. Zan provenía del los zanni, grupo de máscaras de los criados, entre los que se encuentra Arlecchino. Ganassa, como apelativo mencionado por Lope de Vega, que bebió de la Commedia dell’Arte para desarrollar su personaje cómico conocido como Gracioso.

Arlequin, de Nicolás Bonnart, en Recueil des modes de la cour de France (hacia 1680).

El mismo año de 1574 había en Madrid una compañía de comediantes italiana, cuya cabeza y autor era Alberto Ganassa. Representaba comedias italianas, mímicas y bufonescas, de asuntos triviales y populares. Hacían también los volatines, los títeres, juegos de manos, y tal vez volteaban un mono.

PELLICER, Casiano. Tratado histórico sobre el origen y progreso de la comedia y del histrionismo en España con las censuras teológicas, reales resoluciones y providencias del Consejo supremo sobre comedias. Labor, Barcelona, 1975.

Tampoco hay que olvidar la relación de Arlecchino con el dios OdínArlecchino era el demonio del  «Car-navalis» o «Carrus-navalis» (fiestas del equinoccio de primavera), fiesta en la que se parodiaba el terror de las refriegas vikingas. Duraron hasta el siglo XIII, en Flandes y Alemania. Hay incluso quién asocia el origen de Arlecchino al Infierno de Dante en su célebre La Divina Comedia. Dicen que podría proceder de uno de sus demonios, Alichino, cuya misión es proteger Bolgia Cinco en el Octavo Círculo, el Malebolge.

Por qué hemos escogido al personaje de Arlecchino, y no cualquier otro como Edipo o Hamlet. La respuesta es sencilla. Arlecchino proviene del mito de la tormenta, ese elemento incontrolable por el ser humano desde tiempos remotos. Porque Arlecchino representa ese personaje que carga consigo esa lucha interna por comprendernos, por saber más de lo que nos rodea. Un personaje que sirve para conocer aquello que nos atañe a todos, y que nos perturba. Por eso creemos en el Teatro, un lugar para conocer, un lugar para aprender del ser humano. El arte por excelencia.

Share this page!¡Comparta esta página!
FacebooktwittermailFacebooktwittermail
twitterinstagramtwitterinstagram

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies