Press "Enter" to skip to content

Estilos y Entrenamiento

Hay tres estilos comúnmente distinguidos en kalarippayattu. El más popular es el Estilo del Norte. A menudo es reconocido como kalarippayattu en general, mientras que se origina en el Norte de Kerala (el nombre histórico de esa región es Malabar).

El Estilo del Sur está estrechamente relacionado con las artes marciales de Tamil Nadu, un estado vecino de Kerala, como varma kalai, varma adi, adi tada o adi murai, donde una parte importante es el conocimiento de los puntos vitales del cuerpo humano, o marmas, a donde los golpes están destinados, así como silambam, un arte marcial tamil que utiliza principalmente palos de bambú (pero también cuchillos y espadas). Sin embargo, cuando en 1958 se estableció la Asociación de Kalarippayat de Kerala (Kerala Kalarippayat Association), el tekkan fue reconocido oficialmente como el estilo del Sur de kalarippayattu. Se practica principalmente en el Sur de Kerala.

El Estilo Central es una combinación moderna de técnicas de los estilos del Norte y del Sur. Su rasgo característico es dibujar patrones en el suelo y seguirlos con los pasos correspondientes.

A pesar de las diferencias, hay muchas características comunes en los tres estilos, como:

  • secuencias de movimiento que imitan una pelea con un oponente imaginario
  • ejercicios individuales con un arma
  • ejercicios de estiramiento y fortalecimiento
  • elementos de acrobacia
  • masajes con aceites herbales
  • conocimiento de marmas
  • bloquear el dominio de un oponente.

Estos elementos prácticos difieren entre sí según el estilo (es decir, las secuencias de movimientos o peleas son diferentes), pero muchos de sus componentes se entrelazan y coexisten en todos los estilos.

En todos los estilos existe el mismo sistema de enseñanza, se presta una importancia similar a los rituales que acompañan a la práctica y la atmósfera de los entrenamientos está llena de concentración y respeto.

El Estilo del Norte

Nerkaal – patada recta (foto tomada por Sebastian Góra)

En el estilo del Norte, un entrenamiento comienza con ejercicios meythari que consisten principalmente en docenas de series de patadas realizadas a lo largo de un kalari. Hay varios tipos básicos de patadas (por ejemplo, con una sentada o un pivote) y en base a ellos hay otros, más complejos y combinados con saltos. 

Después, se ejercen posturas básicas (cuvadukal) que luego crean vadivukal más complejos que a su vez son componentes de secuencias más complejas de meypayattu (ejercicios corporales).

Los ocho vadivukal se basan en características de diferentes animales que sirven para la concentración de fuerza y se basan en la energía característica de un animal. Son formas de elefante, león, caballo, jabalí, serpiente, gato, gallo y pez. Las formas no son estáticas – hay una secuencia de movimientos para lograr cada una de ellas. Sin embargo, por ejemplo, «un gallo» en un kalari puede ser «un pez» en otro.

Gajavadivu – elefante.

Una de las secuencias básicas de movimientos es una forma de saludo. Luego se presentan doce formas meypayyattu a los estudiantes. Incluyen muchos elementos de ejercicios iniciales: patadas, sentados, pivotes o saltos.

Después de completar el meypayattu, comienza el entrenamiento con armas. Primero –  las de madera (kolthari) que incluye el kettukari (un palo de bambú de 1,5 m de largo), el ceruvati (un palo de madera de unos 40 cm de largo), el ottakol (un palo de madera curvado de aproximadamente 0,5 m de largo utilizado solo en el estilo del Norte) ) y una gada (una maza). La última parte de los secretos es practicar con armas afiladas (ankathari) como la kadtaram (una daga triple), el valum parishum (una espada y un escudo), la kuntham (una lanza) y la urumi (una espada flexible que se puede usar como un cinturón alrededor de la cintura). 

La última parte del entrenamiento es la lucha con a manos vacías, o verumkai.

Ceruvati – un palo corto.

El Estilo Del Sur

En el estilo del Sur, el entrenamiento también incluye muchos ejercicios de estiramiento y fortalecimiento, pero los más característicos son secuencias de movimientos (cuvadukal), que son alrededor de 90 (el número varía según la escuela). Se realizan en cuatro direcciones, una dirección tras otra. Las secuencias se pueden dividir en varios grupos dependiendo de la figura «dibujada» en el suelo al realizarlas. Hay otta cuvadu (movimientos individuales), nettum cuvadu (movimientos rectos) y catura cuvadu (movimientos cuadrados).

Foto tomada por Sebastian Góra

Un ejemplo del primer tipo es la primera secuencia, vandana cuvadu, que expresa tanto el saludo como el respeto al oponente, así como una petición para evitar una pelea. Cuando el atacante no se detiene, el practicante usa sus habilidades para defenderse. Los pasos y las patadas se completan con golpes simultáneos, cortes y bloqueos hechos por las manos. Cada posición y gesto tienen su significado en la lucha. Las secuencias son una especie de alfabeto que un estudiante debe aprender perfectamente para usar los elementos según la situación.

Foto tomada por Sebastian Góra

Después de haber logrado una docena de secuencias, comienzan los primeros enfrentamientos en la lucha a manos vacías, o kai poru. Hay docenas de tipos, y están precisamente «compuestos», utilizando ciertas capturas y pasos. Al practicar, los adeptos cambian el ritmo y la fuerza de los movimientos, trabajan en la precisión de los golpes y las evasiones, aunque con el tiempo estas confrontaciones deben ser rápidas, precisas y terminar con un bloqueo efectivo del oponente, que está asociado con otro elemento de entrenamiento: bloqueos que controlan al oponente y formas de liberarse de ellos.

Paralelamente al aprendizaje de secuencias de movimientos individuales y peleas, los estudiantes aprenden a usar un palo largo de bambú, nedhu vadi.

Una pelea con el palo kuru vadi.

Además, los estudiantes también van conociendo lentamente las secuencias de peleas con palos largos (nedhu vadi) y palos cortos (kuru vadi), y después de un período más largo de aprendizaje, se practica con armas de metal, como en el estilo del Norte: cuchillo, espada, daga, lanza y urumi. Una característica del estilo del Sur es la lucha con un palo corto y estrecho llamado cherma kambu.

Temporada

El entrenamiento de Kalaripayattu generalmente se lleva a cabo de junio a abril. Durante dos meses – abril y mayo – la práctica tiende a suspenderse a causa de que esta es la época de varias fiestas religiosas, y también debido al calor, que causaría un cansancio excesivo del cuerpo. Sin embargo, un buen momento para practicar es la época del monzón (julio-septiembre) cuando el aire es fresco y húmedo. Se cree que este es también el mejor momento para los masajes.

El entrenamiento se lleva a cabo por las mañanas, temprano (alrededor de 6:00 a 8:00) y / o en la noche (de 7:00 a 9:00). Por lo general, cada escuela tiene su propio horario que depende de las tareas diarias de los estudiantes – muchos de ellos van a la escuela o al trabajo. Por otro lado, hay extranjeros que van cada vez más a Kerala durante un par de meses para aprender kalarippayattu. Normalmente se imparten clases especiales para ellos.

Tradicionalmente, el entrenamiento de kalarippayattu debe comenzar cuando los niños tienen alrededor de los 7 años. Comenzar una práctica regular tan pronto trae unos resultados magníficos –  tanto en el desarrollo de las posibilidades físicas de un adepto como en la formación de su carácter y espíritu. Aunque hoy en día las personas comienzan más frecuentemente su entrenamiento en la adolescencia o cuando son adultos.

Vestimenta

La ropa de entrenamiento tradicional para hombres es un langoti – una pieza de tela de algodón larga envuelta firmemente alrededor de las caderas y entre los muslos, en lugar de ropa interior. El langoti no restringe los movimientos y protege las partes delicadas del cuerpo.

Una vestimenta masculina representativa comprende un mundu especial, la kaccha y (a veces) una blusa de algodón con mangas cortas. El mundu es una pieza de tela de algodón generalmente blanca con forma medio ovalada, con un borde de dos rayas (generalmente rojo y negro), y con una cuerda que se tira a través del borde recto. El Mundu se usa como pantalones para permitir la libertad de movimiento. Está atado con una kaccha, un largo cinturón de tela roja de unos dos metros de largo, que se envuelve alrededor del cuerpo a la altura entre las caderas y el ombligo. Protege la parte central del cuerpo, y también protege y sostiene la energía vital que se genera en este lugar.

La vestimenta femenina antigua y tradicional comprende también un mundu, una blusa corta choli (similar a la que se usa con un sari) y una kaccha. En la actualidad, las chicas y las mujeres practican con curidars de algodón (en otras partes de la India se les llama punjabi o salwar kamiz), que son pantalones holgados y una túnica, ceñidos con una kaccha. Sin embargo, la vestimenta de entrenamiento común suele ser un pantalón de chándal y una camiseta corta. Por supuesto, los estudiantes practican descalzos.

Gurú

Actualmente en kalarippayattu el sistema llamado gurukula ya no existe en su forma original. En épocas anteriores, esto significaba que los niños con pocos años iban a la casa de su maestro para quedarse allí durante un largo período de tiempo  desde un par de años hasta una docena. Los niños se quedaban en la casa de su maestro, realizaban tareas diarias  ir al colegio, ayudar en casa y, por supuesto, estudiar, por ejemplo, una danza o tocar un instrumento. Hoy en día, en el caso del kalarippayattu, los niños solo van clase, se quedan en sus propias casas y sus tareas no están estrictamente relacionadas con su gurú. Sin embargo, siempre le deben respeto y ayuda.

Un maestro del estilo del Norte de kalarippayattu se llama gurukkal, que es exactamente la forma plural del sustantivo gurú (que literalmente significa el que ilumina la oscuridad, que sale de la oscuridad de la ignorancia), y que simboliza todo el linaje de antepasados del maestro. En el estilo del Sur, un maestro recibe el nombre de asan.

Un maestro está inevitable en el proceso de transmisión del conocimiento, especialmente en las partes más avanzadas que en el caso que nos concierne del kalarippayattu trabajan con la energía y el cuerpo sutil, y también los secretos del sistema médico. Sin embargo, también en el trabajo diario durante el entrenamiento es el maestro quien decide cuándo un estudiante está listo para aprender una nueva parte del conocimiento. Los momentos importantes  –  verdaderos ritos de iniciación  –  en la vida de los estudiantes siempre se tratan de manera muy especial. Entre ellos están: comenzar estudios con un nuevo maestro y unirse al grupo de sus nuevos alumnos, y luego, también, avanzar hacia nuevas fases de estudios (por ejemplo, cuando uno comienza a usar armas afiladas).

Maestro Raja Gopalan Asan y Sankar Lal Sivasankaran Nair

Un maestro de kalarippayattu no solo es un profesor de artes marciales, sino que también es médico y fisioterapeuta. Tiene un profundo conocimiento de las medicinas naturales que a menudo elabora él mismo. Da masajes curativos, aplica compresas hechas de hierbas, calientes, con aceites y venda las lesiones mecánicas simples (extremidades torcidas, músculos tensos, etc.).

Entrenamiento

Para entrar en un kalari, se debe entrar con la pierna derecha, tocar el suelo con la mano derecha y luego tocar la frente (y el pecho). De esta manera, se le otorga respeto al suelo en el que se va a llevar a cabo el entrenamiento, y así también los estudiantes expresan su compromiso con el espacio y hacia el entrenamiento mismo. A partir de este momento, los estudiantes se deben centrar únicamente en el entrenamiento, dejando los asuntos de la vida cotidiana fuera del kalari. Entonces saludan a los dioses y a los anteriores gurús de kalarippayattu, y al final saludan al maestro. De esta manera, los estudiantes expresan respeto al maestro y al conocimiento que reciben de él.

En el estilo del Norte y en algunas escuelas del estilo del Sur, antes de que comience el training, los estudiantes ponen aceite de sésamo en sus cuerpos, que los mantiene frescos y refuerza la circulación sanguínea y la flexibilidad.

No importa qué estilo sea, que todos los estudiantes practican juntos al mismo tiempo: seniors con juniors, principiantes con alumnos avanzados. El ritmo del entrenamiento es individual de acuerdo con las habilidades de cada alumno. A menudo, los seniors ayudan a los juniors, lo que es común en la forma oriental de transmitir el conocimiento. Durante mucho tiempo se centra en la imitación, y sólo más tarde en la realización individual de ejercicios y luchas. El gurú observa el entrenamiento, observa a todos los estudiantes cuidadosamente y juzga su progreso. Dependiendo de ellos, decide introducir nuevas áreas de enseñanza al estudiante o aumentar su esfuerzo en aprender elementos anteriores. El problema no es sólo la correcta ejecución de ejercicios o formas, sino también la actitud y el comportamiento general. Los maestros ven la actitud del estudiante hacia el entrenamiento, así como su mente y su corazón.

Espíritu

Al principio, la práctica de kalarippayattu se centra principalmente en el aspecto físico del training. El correcto funcionamiento de los movimientos y la respiración adecuada deberían generar un flujo libre de energía en el cuerpo y, al mismo tiempo, un equilibrio psicofísico.

Se debe aprender a controlar perfectamente la mente, dominar la energía y administrarla. Una fuerte concentración debería hacer que el cuerpo sea todo ojos (esta expresión, típica del kalarippayattu, en malayalam es meyyu kannakkuka). Gradualmente, la práctica gana en profundidad espiritual y la importancia y el enfoque cambian del aspecto físico al desarrollo interno y la filosofía.

Share this page!¡Comparta esta página!
FacebooktwittermailFacebooktwittermail
twitterinstagramtwitterinstagram

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies